La competencia
La competencia
23 mayo, 2019
¿Saber comunicar nos garantiza el éxito?
10 junio, 2019
Mostrar todo

El poder del escaparate

El poder del escaparate

Ahora mismo debemos utilizar todos los medios posibles para llamar la atención de los clientes. Por eso, no debemos olvidar el poder del escaparate de nuestra tienda en los transeúntes. No es sólo un cristal con productos detrás.

El poder del escaparate

El escaparate es un medio de comunicación entre la tienda y los posibles clientes. Debe reflejar el estilo de la tienda, lo que vende y la calidad del producto. El objetivo fundamental del escaparate es que los clientes entren en la tienda. Es como si estuviéramos preparando un anuncio para publicitarnos en la prensa, autobús, redes sociales, etc.

La regla básica: AIDA

Es una de las fórmulas más antiguas del mundo del márketing pero no por ello está obsoleta. Está tan vigente como el primer día y sigue generando miles de millones en ventas.

¿Qué significa?

A – Atención: el escaparate tiene que llamar poderosamente la atención de los viandantes.

I – Interés: despertar en ellos interés por la solución o producto que estamos ofreciendo.

D – Deseo: crear e intensificar el deseo o la necesidad que tienen por lo que les mostramos.

A – Acción: conseguir que entren en nuestro local que es el objetivo de nuestro escaparate.

Algunos requisitos de un buen escaparate

Existen muchos tipos de escaparate: de fondo abierto, cerrado, semiabierto, de fachada, de pasillo, animados, de marca, etc pero todos ellos deben seguir unas pautas:

  • Información de los productos para que el consumidor pueda tener una idea clara del precio, estilo, calidad, marcas, etc de las que disponemos.
  • Notoriedad de marca. Se recomienda que en el escaparate figuren tanto el nombre del comercio como el logotipo.
  • Creatividad y originalidad para que las personas lo recuerden aunque no entren. Esto puede conllevar el “boca a boca”
  • Exposición clara del precio. Según la legislación vigente, los artículos expuestos deben llevar los precios, salvo excepciones. Además, cuando no se indica el precio la gente cree que el producto puede ser caro.
  • Renovación. No vamos a impactar si mostramos siempre lo mismo. Llegará un momento que nos pase totalmente desapercibido lo que vemos.
  • Planificación acorde al calendario. Debemos tener en cuenta la estación del año en la que estamos, Navidades, rebajas, etc.
  • Limpieza y orden. No podemos mezclar productos al azar. Debemos seguir un hilo conductor para que nos resulte fácil recordar.
  • No tapar el escaparate en la medida de lo posible dado que al hacerlo estamos perdiendo impacto.

En definitiva el escaparate debe despertar una emoción en el viandante. Ya sabemos que una imagen vale más que mil palabras ¡¡No podemos desaprovechar este medio de comunicación!!

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar tu navegación. Para más información visita nuestra.política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies