¿Facebook se convertirá en el nuevo LinkedIn?
16 octubre, 2018
¿Es posible encontrar trabajo a través de Instagram?
23 octubre, 2018
Mostrar todo

Acoso Online

Acoso online

En la actualidad estamos conectados a internet los 365 días del año. Y, en este mundo Online nos encontramos ante conductas que consisten en hostigar a través de las nuevas tecnologías.

 

Cuatro posibles formas de acoso Online

 

Griefing:

Conducta intencionada, que procede del verbo grief (apenar, hacer fracasar o, el más coloquial, dar la vara). Consiste en utilizar un lenguaje grosero y amenazador en Facebook. El objetivo es ridiculizar intencionadamente a otras personas.También es mantener un comportamiento destructivo en los juegos Online con multijugadores (a los que se conoce como griefers). En este caso, el problema puede solucionarse expulsando al jugador, “baneándolo” del servidor por abusar de las reglas del juego.

Flaming:

Del verbo flame (encenderse, al que se le ha dado una nueva acepción en internet: insultar on line). Consiste en mantener una acalorada discusión en la red –por ejemplo, en un foro– enviando mensajes de texto hostiles. Al no oírse la entonación y no mantener un contacto físico, pueden dar lugar a malas interpretaciones y a actitudes violentas. En castellano también se usa flamear para este acoso on-line. Esta técnica se puede utilizar de forma voluntaria para  “animar” las discusiones.

Outing:

Más allá de su común significado en inglés (excursión), desde los años 90 esta palabra conlleva “sacar del armario” a una persona. Se revela públicamente su orientación sexual, sin su consentimiento, violando su vida íntima. Es una práctica habitual en la denominada “prensa amarilla” y en ciertos programas del corazón. Desde un punto de vista judicial, suele calificarse como una intromisión ilegítima en los derechos al honor y a la intimidad personal.

Sexting:

A diferencia del anterior acoso Online, en el sexteo o sexting –contracción de sex y texting (traducible como: pasaje sexual)– es uno mismo él que lo comunica. Se graba en una actitud erótica, en un ámbito doméstico y de forma más o menos explícita. El contenido llega a terceros que lo pueden utilizar para difundirlo por internet o para chantajear al protagonista del vídeo. En castellano, esta conducta comienza a ser conocida como extorsión. Es un tipo de chantaje que utiliza las nuevas tecnologías para amenazar a la víctima. Por último, el sexting también ha sido aprovechado por personas que fingen ser representantes de actores. El objetivo es lograr que los candidatos a un inexistente papel se presten a rodar escenas eróticas participando en un sexcasting.

Estas formas de acoso Online, en ocasiones, pueden pasar desapercibidas. El motivo es que no es una agresión física, sino que se produce a través de las redes sociales, los servicios de mensajería o del registro de llamadas.

Ante esta nueva situación, desde Ipsoideas, hemos querido aportar nuestro granito de arena con este artículo. La clave en este tema, la de siempre, utilizar las nuevas tecnologías desde la responsabilidad.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar tu navegación. Para más información visita nuestra.política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies