Vacaciones en época de COVID
Vacaciones en época de COVID
13 agosto, 2021
Los gastos hormiga
Los gastos hormiga
6 septiembre, 2021
Mostrar todo

Los malos rollos del teletrabajo

Los malos rollos del teletrabajo

Ya nos decía, Aristóteles, que el hombre es un ser social por naturaleza porque necesita de los demás para sobrevivir ¡¡No puedo estar más de acuerdo con esta frase!!

Y, cuándo no interactuamos con la familia, los amigos, los compañeros de trabajo,… de forma presencial las consecuencias pueden ser graves, por ejemplo: depresión, ansiedad, baja autoestima o reducción de la productividad.

En este momento empiezan a surgir problemas en las relaciones personales pero también en las laborales. Por eso hoy quiero tratar el tema de los malos rollos del teletrabajo.

Los primeros síntomas de los malos rollos del teletrabajo

Vamos a ser sinceros ¿Quién no ha levantado la voz a un compañero por email, teléfono, etc? ¿Quién no se ha molestado con compañeros que ni se ponen el video, ni se preparan las reuniones virtuales? ¿Quién no ha llamado a un compañero de trabajo, dentro del horario, y este ni aparece? ¿Quién no ha pensado que alguno de sus compañeros no hace las horas que corresponden? Etc.

Todos estos interrogantes traen consigo la desconfianza. Y, estoy de acuerdo que, necesitamos tiempo para aprender, pero, no es menos cierto, que, si cara a cara surgen roces, en la distancia más porque:

  • Muchas veces, no somos capaces de explicarnos bien solo con palabras. Necesitamos del lenguaje no verbal como expresiones faciales, o posturas corporales para trasmitir un mensaje.
  • Se tarda más en detectar un malentendido o en resolver un conflicto que de manera presencial.
  • Hay personas a las que nos motiva trabajar en equipo y estar en teletrabajo, lo queramos o no, nos aísla de nuestros compañeros.
  • No podemos irnos a tomar un café con algún compañero para limar asperezas.

Fórmulas para reducir los malos rollos

  • Armarse de valor y decir abiertamente lo que nos molesta. Lo sé no es fácil, pero debemos intentarlo, aunque nos sintamos incómodos. Peor es no decirlo y que la situación se agrave.
  • Si no entendemos algo, lo mejor es preguntar y preguntar, aunque resultemos pesados.
  • No suponer que nuestros compañeros se están dando la gran vida en vez de trabajar.
  • Descolgar el teléfono o hacer una videollamada es más efectivo que volvernos locos con el correo electrónico o el WhatsApp.
  • Tratar de empatizar en temas o aficiones que no sean laborales. A lo mejor nos une el mismo deporte, ser padres, los viajes, etc…Busquemos algún interés común.
  • Ponerse en el lugar del otro hace para intentar comprender la otra persona, comprender su estado emocional y anímico y comprender sus circunstancias personales.
  • Tomar la iniciativa de quedar para una reunión, una videollamada, un café o lo que sea para intentar desbloquear una situación que nos incomoda.
  • Ser conscientes de que las personas tóxicas en el entorno laboral existen y que nos van a generar problemas. La solución más eficiente es hablarlo con un superior o persona que tenga influencia para que puedan hacer algo al respeto.

En Ipsoideas sabemos que, aunque volvamos a la oficina, nuestras relaciones laborales serán cada vez más virtuales.

Eso implica que tendremos que esforzarnos para aprender a teletrabajar sin que lleguemos a final de mes con una úlcera por no ser capaces de resolver los malos rollos del teletrabajo.

Abrir el chat