¡¡Menudo día de reuniones he tenido hoy!!
16 diciembre, 2021
imagen tendencias en diseño gráfico 2022
Tendencias en diseño gráfico 2022
17 enero, 2022
Mostrar todo

Origen de los adornos de Navidad

imagen-origen-de-los-adornos-de-navidad

¡Hola, Ipsoblogueros! Dadas las fechas en las que estamos, obviamente vamos a hablar sobre temas navideños, en este caso, sobre el origen de los adornos de Navidad.

Y vamos a hacer dos categorías: adornos en casa y adornos en la calle.

Origen de los adornos de Navidad en casa.

¿Tú de qué eres más? ¿Del árbol o del Nacimiento? ¿O de las dos cosas?

El árbol de Navidad

Aunque ahora los relacionemos con el nacimiento de Jesús, los adornos de Navidad tienen origen en fiestas, leyendas y creencias paganas. Éstas se celebraban para festejar el solsticio de invierno (21 de diciembre) por los pueblos germanos y vikingos; y lo hacían alrededor de un árbol (abeto) que llamaban “Yggdrasil” (que representaban el universo), llamativamente decorado en la parte más alta -que correspondía al mundo de los dioses- y en la parte más baja -que correspondía al mundo de los muertos-. 

Los primeros misioneros cristianos en Alemania y Escandinavia, en el S. XVI, se apropiaron de esta tradición, cambiándole el significado y decorándolo con manzanas (representando el pecado) y luces (representando a Dios). ¿Encontráis la similitud con los adornos que ponemos ahora en el árbol? Claro que sí.

En el resto de Europa fue introducido por el príncipe Alberto (alemán y esposo de la reina Victoria de Inglaterra). A España llegó a finales del S. XIX. 

origen de los adornos de navidad árbol de navidad

Corona de Adviento

Otro de los adornos populares y que solemos poner en la puerta de nuestra casa o como centro de mesa. También tradición de origen pagano: se encendían velas sobre un círculo de hojas invocando al dios Sol para que enviase su luz y calor durante el invierno. Nuevamente se cambió el sentido y el aro de ramas verdes pasó a representar el amor de Dios, sin principio ni final; las 4 velas se encendían una cada domingo de diciembre; y las manzanas rojas que se ponían sobre las ramas verdes representaban el pecado original.

corona de adviento

Origen de los adornos de Navidad: el muérdago y la Flor de Pascua

La tradición del muérdago es de origen celta e invocaba la buena suerte y la protección contra las enfermedades y maldiciones. Las parejas se besaban bajo la rama de muérdago, porque se creía que también mejoraba la fertilidad.

Y la leyenda de la Flor de Pascua proviene de los primeros cristianos mexicanos y cuenta que cuando Jesús nació, unos niños que eran pobres quisieron regalarle algo y le ofrecieron esta flor, que era de color verde y  Dios, en señal de agradecimiento, tiñó los pétalos de rojo.

muérdago y flor de pascua

Dato curioso

¿Sabíais que las bolas que colocamos en el árbol tienen origen francés? En 1.858, los habitantes de un pequeño pueblo de Francia, donde la cosecha había sido tan mala que les privó de manzanas con las que decorar el árbol, un soplador de vidrio de la aldea creó pequeñas bolas de cristal para sustituirlas; y desde ahí hasta el día de hoy.

El Belén

Si sois de los que ponen el Belén, os gustará saber que el primer Nacimiento lo puso San Francisco de Asís en una cueva cercana a la ermita de Greccio, en Italia, en la Nochebuena de 1.223 y no había figuritas, sólo el buey y la mula.

En España lo introdujo Carlos III, en 1.759. Se pusieron unas 7.000 figuras en el Palacio Real y los nobles empezaron a copiar la idea. Y como datos curiosos, el primer taller belenista abrió sus puertas en Alcorcón; y se cree que la primera familia que puso un Nacimiento en su casa fue en San Cristóbal de La Laguna, Tenerife, donde hoy está el Museo de Historia Tinerfeño.

Nacimiento Belén Pesebre

Origen de los adornos de Navidad en la calle

Sobre el tema de las luces navideñas en la calle, ya publicamos un post donde nos extendemos más sobre el tema («Las luces de Navidad»), así que daremos unas pinceladas generales sobre el tema.

En la antigua Roma se festejaban los “Saturnales” entre el 17 y el 24 de diciembre, que coincidían con el solsticio de invierno y celebraban el triunfo de la luz sobre la oscuridad (los días comienzan a hacerse más largos). Como en esa época del año enseguida anochece, las calles pasaban a estar oscuras y peligrosas, pero durante los Saturnales se iluminaban con antorchas y lucernas para alargar la fiesta durante la noche. Se cree que ese fue la semilla de la iluminación de las calles en la Navidad.

También hay reseñas sobre los celtas y celebraciones similares.

Si nos vamos hasta la Alemania del S. XVIII, donde ya se decoraban las casas, nos encontramos que en la ciudad de Essen se empezaron también a decorar las calles y los balcones. Y de ahí se fue extendiendo a toda Europa. Cuando llegó la electricidad se hizo todavía más común en los espacios públicos y el primer montaje grandioso de luces en las calles fue en 1.920, en Pasadena (California). En España, la primera vez que se iluminó toda una calle fue en 1.957, en Barcelona.

¿Se vende más con las calles iluminadas?

Félix Blázquez, profesor en la Facultad de Economía de la Universidad de A Coruña (UDC) e investigador en la área de Marketing Aplicado, comenta que la iluminación navideña en las calles “tiene arraigo entre la gente por su capacidad para transformarla emocionalmente, lo que puede dar pie a cambios en las tendencias de consumo”. 

Es decir, que entra en juego el marketing sensorial. ¿Y qué es el marketing sensorial? Puede definirse como todas las acciones emocionales y conductuales que son favorables a la compra de un producto o servicio. O sea, genera una emoción y una experiencia positiva asociada a la marca y se basa en los cinco sentidos: por ejemplo, cuando olemos una tienda de perfumes o un puesto de venta de castañas asadas; escuchamos los villancicos, tan alegres y positivos; el tacto suave de una manta; cuando vemos todas esas bonitas iluminaciones en la calle que nos envuelven de magia…

origen de las luces de Navidad Vigo

¿Es buena apuesta invertir en luces navideñas en las calles?

Los ayuntamientos y los comercios están apostando por calles iluminadas y decoradas, buscando que se pasee más y ello fomente las compras.

Se ha hecho en los últimos años muy popular el Ayuntamiento de Vigo y su gasto iluminación y decoración navideña, que ronda el millón de euros. Pero desde que apostaron por un gasto mayor en este tipo de iluminación, han incrementado un 30% sus ventas en esa época.

¿Y por qué? Porque, según dice el profesor Blázquez, “la intensidad y el color de la luz generan cambios en las personas”. “También los olores y experiencias sonoras”. 

Así pues, disfrutemos de la decoración navideña. Adornemos con ilusión nuestras casas, sobre todo si hay niños en ellas. Y paseemos por las calles y dejemos que nos envuelva ese ambiente mágico, aunque sólo sea para disfrutar un momento de la alegría y felicidad que desprende.

Si quieres conocer algunas otras cosilla sobre el origen de tradiciones navideñas, te invitamos a que te pasees por nuestros post: «Marketing y tradiciones navideñas», «Curiosidades de las tarjetas navideñas», o acudir directamente a nuestra web .

¡Felices fiestas, ipsoblogueros, y feliz año nuevo!

¡Cuidaros y hasta la próxima!

Abrir el chat